Anhelamos la luz; la luz de la bondad en los ojos de alguien, la luz de la osadía cuando se pronuncia una palabra valiente, la luz de la compasión cuando alguien que tiene hambre recibe alimento y una segunda oportunidad. Incluso cuando sentimos que estamos en el lado correcto de las cosas, sin esa luz, nada es logrado para nadie.

Afortunadamente, tenemos acceso a esta luz. Una vez que alguien logra una conexión con su alma, es totalmente posible  ser una fuente de luz no solo para ti mismo, sino también para los demás. ¿Cómo se hace esta conexión? Este poema sagrado o Shabad de Guru Gobind Singh, que vivió en un momento de gran lucha y desafío, me ha ayudado mucho a lograr y mantener esta conexión con la luz auténtica.

Vamos a sumergirnos y a explorar cada línea. Comenzaremos por el estribillo.

pooran jot jagai ghaṯ mai tab khaalas taah (i) nakhaalas jaanai.

Quien personifica la conciencia de Khālsā, un estado viviente de pureza, tiene la luz divina de Aquel que brilla desde el corazón en completa magnificencia y luminosidad. Puede sentirse y percibirse cuando está allí, y cuando no lo está.

“Pooran jot” es la luz omnipresente que llena por completo. Solo uno que viva en pureza, o “khaalas”, podrá hacer brillar esta luz hacia adelante. Este tipo de pureza proviene de una mente clara y la capacidad de permanecer en neutralidad. La neutralidad crea dentro de nosotros un espacio, y es solo entonces que la luz del alma puede brillar en esta experiencia del mundo, o “jagai”. Cuando lo haces allí, lo sabes, y todos los demás lo saben también. Puedes sentirlo en tu corazón o en tu “ghaṯ”. Del mismo modo, cuando no hayas alcanzado tu pureza, “nakhaalas jaanai”, la gente también lo sabrá.

¿Cómo logramos la pureza? Es gracioso, porque es una cosa que no puedes fingir. La pureza es realmente acerca de la presencia. Se trata de estar puramente presente. Cuando entras en una habitación, no importa cuán tontas sean las personas, nosotros (incluso los más densos de nosotros) podemos sentir cuando alguien es real o puro (lo que en mi opinión es realmente una forma  elegante de decir). No se puede vender la pureza. No puedes hacer que alguien sea puro. Ni siquiera puedes inspirar a alguien. Tienen que, tienes que, tenemos que inspirarnos a nosotros mismos. Es una elección momento por momento, en la que elegimos seguir nuestros corazones y no nuestras cabezas.

Avancemos. Aquí está la siguiente línea.

jaagit jot (i) japai nis baasur ayk binaa man naik na aanai.

Esta medita en un estado de vigilia en la Luz siempre radiante, día y noche, y no deja que nada mas venga a la mente.

Para alcanzar este estado de pureza, estos “khaalas”, tenemos que estar muy despiertos, “jaagit”. Es una meditación constante en la luz, o “jot japai”. Es divertido porque gran parte de nuestra cultura nos hace creer que Podemos lograr la felicidad interior y la paz a través de medios fáciles; como si usas este champú, te pones estos jeans, vas de vacaciones, te haces este peinado, etc., serás totalmente feliz y experimentarás tu verdad esencial. ¿No se ve tan bien toda la gente en esos anuncios? Lo malo de esto es que no es cierto.

Por supuesto, ya lo sabes. Pero, aquí está el truco al que todos nos enganchamos. Creemos que alegrarse debe ser tan fácil como ir a un centro comercial y comprar una camisa (¡o hacer clic en algunos botones y ordenar en línea!), Pero no lo es, y nos sentimos tan traicionados cuando nos damos cuenta de que realmente tenemos que trabajar en ello, y mucho.

En realidad, como dice Guru Gobind Singh, tenemos que trabajar en un estado de vigilia en el día “nis” y “baasur”. No solo eso, tenemos que estar tan concentrados en el Dios Único, el “ayk”, que ni siquiera una jota de otra cosa entra en nuestro “man” o corazón / mente / alma.

Ahora, antes de que te pongas nervioso por esa palabra …Dios, aquí hay algo que debes tener en cuenta. Dios es la luz divina que está dentro de todos los seres y dentro de ti. Dios es la verdad. Dios es el momento en que recuerdas salir de tu respiración y no asustarte. Cuando no seguimos nuestra neurosis y seguimos nuestra verdad, seguimos a Dios. Se trata de conciencia y atención plena, y Guru Gobind Singh afirma que el mejor trabajo es realmente el del meditador.

Sigamos adelante.

pooran praym prateet sajai brat gor maṟee mat bhool na maanai.

Este se decora con el amor y la fe en la Luz del Uno que llena por completo, y no se desvía con rituales religiosos vacíos, observancias en tumbas, o sentado en chozas de meditación aisladas.

Cuando era adolescente, recuerdo haber escuchado a una joven cantar en Gurdwara o un lugar de culto Sikh. Ella era unos años mayor que yo. Cuando ella cantó ese día, se convirtió en mi modelo absoluto. ¡Parecía tan genial para mí! ¡La bomba! ¡La mejor! Yo quería ser como ella. Tenía una bonita voz y era físicamente hermosa. Pero esas dos cosas no fueron las que me atraparon. Esto fue lo que lo hizo por mí: sus ojos estaban cerrados y se balanceaba ligeramente de lado a lado, cantando con absoluta devoción apasionada, tanto que ni siquiera tuvo tiempo para limpiar un poco de saliva que se acumulaba en la esquina. de su boca.

Mientras miraba esa pequeña bola de saliva blanca, la perdí. Ella era absolutamente la mujer más hermosa que jamás había visto. Su adorno, o su “sajai”, era su amor, o “praym”, y su fe, “prateet”. Tenía la sensación de que ella estaba hablando con Dios y sintiendo a Dios, y que Dios a su vez estaba sintiendo y hablando con ella. ¡Al menos el Dios en mí ciertamente fue! Ella pasó al otro lado, al lugar donde Dios es real, a donde nuestros rituales religiosos no tienen significado. El amor dentro de ellos es todo lo que importa.

¿Cómo se llega allí? La última línea nos lleva por un bello camino.

teerath daan dayaa tap sanjam ayk binaa nah (i) ayk pachhaanai.

Solo Dios sabe, nadie mas sabe, sobre la realización de actos de peregrinación, sobre organizaciones benéficas, sobre la compasión, la austeridad y el autocontrol.

En esta línea, Guru Gobind Singh habla de las muchas prácticas religiosas de su tiempo que todavía están vivas hoy. Los lugares sagrados de baño “teerath”, la donación a la caridad “daan”, el “tap” o prácticas yóguicas, y el autodominio “sanjam”. En todo esto, solo ve, o “pachhanai”, el “ay”, el Unico Dios. Que nada sea secundario a eso.

Sabes, hay una gran creencia en nuestro mundo moderno de que tienes que encontrar a alguien que te salve. Muchos de nosotros pusimos eso en nuestros cónyuges, y debido a esto, nos casamos y nos divorciamos tan rápido que ni siquiera podemos mantener nuestro propio ritmo. “El otro me salvará”. Se lo pusimos a nuestros amigos, maestros, compañeros de trabajo, jefes. Lo ponemos en todos los demás, aceptamos al único que realmente puede hacer algo, y ese eres Tu mismo. Tenemos que hacer ese trabajo de encontrar al Uno, a Dios, la verdad en cada situación, cada respiración y cada momento.

Como puedes ver, este es un Shabad muy hermoso, con una enseñanza increíble. Puedes decirte a ti mismo: “Wow, eso es hermoso, pero no es realmente alcanzable”. Aquí es donde entra el milagro. Se llama el milagro de la afirmación positiva. Canta estas palabras que fueron originalmente recitadas por Guru Gobind Singh. En su estado de conciencia, el dejó un camino hacia esa misma conciencia, a través de estas palabras sagradas. Cada verso te llevará más profundo y te llevará a esa esencia.

A veces, entenderás cognitivamente lo que está sucediendo, pero la mayoría de las veces, sera en un nivel sutil, donde la frecuencia vibratoria (de tu dedo gordo, por ejemplo) se elevará. A medida que nos elevamos (dedos grandes y todo), saturamos a nuestros seres con esta vibración, y como nuestros seres incluyen nuestras mentes, estamos infundidos con ella, no solo en el estado físico, sino también en el estado mental. Del mismo modo, lo sentimos en un nivel espiritual y exhortamos la energía de Guru Gobind Singh, cuya energía es la de un santo guerrero.

Recientemente grabé este Shabad para mi nuevo álbum Amado. Al final, cantamos el estribillo con una gran cantidad de percusión, lo que me recuerda la sensación del campo de batalla. Te invito a cantar todo el Shabad y, especialmente en esta sección, canta y libera, con la ferocidad de un gran guerrero, toda duda de ti mismo, odio y desconfianza.

Déjalo ir y encuentra tu luz.

Está dentro, esperando por ti.

Recomiendo especialmente cantar este Shabad al comienzo de cada día, y cantarlo cada día durante un período de 40 días, para recorrer todos tus cambios y ver cómo estas palabras sagradas te afectan en lo más profundo.

Traducido por: Kirtan Mantra Kaur