Un sentido profundamente arraigado de armonía con la naturaleza y la humanidad impregna Agua de Luna, el séptimo álbum de Mirabai Ceiba. Capas de instrumentos de cuerda y majestuosos arpegios de piano acompañan las gloriosamente poéticas imágenes líricas en español e inglés que han surgido del dúo de marido y mujer de Markus Sieber y Angelika Baumbach.

“Agua de Luna representa un punto crucial importante para Mirabai Ceiba”, dice Sieber. “Después de diez años maravillosos con Spirit Voyage Records, este es nuestro primer álbum autoeditado y de producción propia. Decidimos grabarlo en el tranquilo ambiente de nuestro hogar. Construí un estudio en una pequeña cabaña a la vuelta de nuestra casa en un hermoso valle cerca de Durango, Colorado. Esto nos dio el tiempo y el espacio para ser realmente creativos”.

La ubicación idílica formó parte de la música. “Realmente nos sentimos cerca de los elementos, cerca de la naturaleza”, dice Baumbach. “Y queríamos expresar eso. Por ejemplo, el elemento agua aparece en tres de las canciones.”

Uno de ellos es el beatífico tema del álbum, “Agua de Luna”. Sumergido en imágenes evocadas por la luz de luna, en reverencia por el”agua divina”, es un paisaje sonoro fascinante tejido con cuerdas relucientes y la marea suave. La sublime maestría musical de la pareja, Angelika en arpa y piano, Markus en guitarra, sintetizador y ronroco y charango latinoamericanos, logra nuevos niveles de empatía y expresividad en este nuevo álbum. Acompañados por un elenco estelar de músicos que incluye al tecladista Jamshied Sharifi, al violinista Bogdan Djukic, al flautista Charlie García y al baterista Miguel Hiroshi.

Otra fuente de inspiración para este álbum proviene de la herencia mexicana de Angelika y de los viajes que el dúo ha hecho por Latinoamérica.

“Es una cultura que siempre enciende el fuego de mi corazón”, dice ella. “Así que estoy muy emocionada de abrirme y concentrarme más en América Latina con esta grabación, no solo con los indígenas, sino con el propósito de conectar a todas las personas entre sí”. Eso es lo que pasa cuando cantamos juntos. Nos puede llevar a abrir nuestros corazones y amarnos unos a otros. Así que es una manera de contrarrestar toda la negatividad que existe en estos días. Reunirnos para crear belleza es un verdadera señal de nuestra más elevada humanidad”.

Este ideal se expresa poderosamente en otra pieza clave del álbum, “Dejemos Al Menos Cantos”. Un tema musical de una letra del siglo XV por el poeta mexicano y héroe popular Nezahualcoyotl, la canción incorpora las alegres voces de un grupo grabado en el encuentro “Sound & Silence” en Costa Rica. Mirabai Ceiba ofreció un gran evento de cantos en donde fueron acompañados de la audiencia y otros músicos protagonistas como Tina Malia, Brenda McMorrow y Jai-Jagdeesh.

La espiritualidad sigue desempeñando un papel clave en la vida y la música de Sieber y Baumbach. Pero han ampliado su red en Agua de Luna. Mientras que varias canciones incorporan mantras de diversas tradiciones, otras se basan más en reflexiones y aspiraciones para un mundo mejor. De esto emerge una grabación de profunda belleza e inspiración visionaria.

“De muchas maneras, este es nuestro álbum más personal”, dice Sieber, “pero al mismo tiempo es el más universal. Ambas energías están presentes”.