Un corazón roto llega a nuestra vida como un relámpago en el cielo, fugaz y repentino, iluminando una valiosa oportunidad para comenzar de nuevo. Un giro abrupto en donde de un instante a otro, la ansiedad, la depresión y la angustia se abren paso a nuestra realidad.  El fin de una relación, la muerte de un ser querido, la pérdida de un empleo o un hogar. Un cambio significativo repentino puede desencadenar una serie de miedos que nos hacen perder el camino, una sensación de estar en el vacío, paralizados y sin rumbo. Un espacio confuso en donde la vida se ve como una gran ola que se acerca a gran velocidad y nuestros pies se encuentran inmóviles en la arena. Experimentas el fin de un ciclo y la vida te regala un alto para observar, cuestionar y transformar.

Todos los cambios son una oportunidad de profunda transformación, generalmente al vivir una situación que sacude nuestra realidad somos capaces de ver el mundo entero en un grano de arena, se nos ha entregado una oportunidad de rendirnos, de buscar en lo más profundo de nosotras para encontrar la confianza y la fuerza que genera abrirse a lo desconocido. Resurgir de lo profundo como un loto en el pantano.

Kundalini Yoga es la mano que siempre está ahí para levantarnos y comenzar de nuevo. Lo único que se requiere es mirar hacia arriba y dar el primer paso. El compromiso CONTIGO misma. Elegir ver la belleza en la situación por la que estás pasando, AGRADECER con humildad, entregar tu experiencia y caminar hacia adelante, más fuerte, más sabia, más compasiva.  Aprender del pasado para formar un nuevo presente, abriéndote a las nuevas posibilidades que trae la ley del vacío. Cuando algo se va, algo nuevo llega. Es la ley universal. A veces un corazón roto es lo que permite a la luz entrar renovando nuestra visión al REGALO que es la vida, lo afortunados que somos de respirar, sentir y AMAR hoy.

Sólo tú tienes el poder de transformarte. Comienza un nuevo presente. Rodéate de belleza, renueva tu hogar, el lugar en donde duermes y el espacio donde practicas Yoga y meditación. Encuentra elementos que te inspiren y te recuerden la esencia de tu espíritu. Abre de par en par las puertas para la TRANSFORMACIÓN. Elige dejar ir y toma la mano de tu práctica para iniciar un nuevo ciclo en tu vida.

TÚ eres la sanación, tú eres la maestría. Busca en tu interior, ahí están las respuestas a todas tus preguntas.  Encuentra la alegría, la paz y la compasión en tu corazón. Tu intuición es tu guía y tu práctica la llave a la sabiduría de tu alma.

Meditación para sanar un corazón roto.

Esta es una meditación muy relajante. El sistema nervioso y tu respiración se relajarán para renovar tu corazón y tu mente. Para sanar heridas emocionales del corazón necesitamos traer calma a los nervios que sostienen la herida. Sabemos que la ruptura en una relación ( con otros o con nuestro Ser) tiene reacciones casi idénticas en el sistema nervioso y el cerebro como una herida física.

Esta meditación crea equilibrio, ajusta el meridiano del corazón y aplaca tormentas emocionales.

Postura: Siéntese en postura  fácil con la columna recta y una ligera cerradura de cuello.

Mudra: Palmas juntas, ligeramente tocándose. La punta del dedo de Saturno ( dedo medio) está a nivel del punto del tercer ojo. Los antebrazos están horizontales al piso, los codos altos. Mira hacia adentro.

Tiempo: 11, 31 ó 62 minutos.

Encuentra esta y otras meditaciones en  “Yo soy una mujer: Creativa, Sagrada e Invencible”

Existen mantras con cualidades específicas para aligerar un corazón pesado. Te recomendamos escuchar música que eleve tu estado de ánimo durante el día.

Mera Man Loche: Mantra para las heridas del corazón. 

Esta meditación trae cambios positivos en tus relaciones mientras remueve las heridas del pasado en tu corazón y en tu psique. Traerá claridad y te empoderará a vivir la experiencia de relaciones auténticas.

Guru Ram Das:  Paz y sanación al corazón.

Dr. Ramdesh Kaur creó un álbum específicamente para sanar las heridas del corazón. Una serie de meditaciones que serán un bálsamo de amor propio.