I first heard the song Long Time Sun in a Vinyasa yoga class about five years ago. My teacher played Snatam Kaur’s release on her iPod and I immediately fell in love with the music and lyrics (though I misheard, at first, and thought that she was singing “Guide Your Way Home”).

Escuché por primera vez la canción de “El Eterno Sol” en una clase de Vinyasa Yoga hace unos cinco años. Mi maestra puso la versión de “El Eterno Sol” de Snatam Kaur en su iPod e inmediatamente me enamoré de la música y las letras (aunque al principio no entendí y pensé que estaba cantando “Guide Your Way Home” (Guíe tu camino a casa).

Hay una razón por la que escuché mal esa palabra; En ese momento, estaba experimentando mucho dolor por la pérdida de mi madre y la inminente partida de mi hijo a la universidad. Asuntos relacionados con la separación y el apego pesaban mucho en mi mente; pensaba que querer mantener a mis seres queridos cerca de mí era parte de ser una buena madre e hija, y no podía imaginar cómo podría seguir el camino de mi vida sin mi madre y mis hijos a mi lado.

Varios años antes, mi madre había muerto de una enfermedad rara llamada amiloidosis; ella había sido diagnosticada mientras estábamos de vacaciones juntas, y en una semana, falleció. Eramos muy cercanas, y no había podido alejarme del dolor en mi corazón cada vez que pensaba en ella. También me estaba preparando para enviar a mi hijo del medio a la universidad, a seis horas de distancia. Como madre de tres hijos, siempre he estado profundamente unida a mis hijos, pero después de que mi madre murió, la idea de que alguno de mis hijos se fuera de casa se había vuelto aún más insoportable. Además, mi amada primera maestra de yoga, Liz, había anunciado que se mudaría de nuestro estado natal de Nueva Jersey a Colorado. No podía soportar la idea de que se fuera, ya que nos habíamos hecho muy amigos además de ser la mujer que me había presentado al yoga. Parecía que el dolor, el anhelo, la pérdida y la partida estaban a mi alrededor. Solo quería que mi madre, mi hijo y mi maestra estuvieran en casa.

Luego escuché “El Eterno Sol”, y cada vez que mi maestro la ponía en clase, mis lágrimas fluían. La canción me recordaba a todos los que amaba y necesitaba, a todos los que había perdido o que algún día perdería: mis padres que habían muerto, mis hijos que se habían ido a la universidad o que pronto se irían, mi querido amiga y maestra. De hecho, la semana que se fue, sus alumnos se reunieron en un círculo y le cantaron la canción: fue entonces, tal vez, cuando me di cuenta de que Snatam Kaur no estaba cantando “Guide Your Way Home”, sino “Guide Your Way On”. (“Guíe tu camino a casa” sino “Guíe tu camino”) “Aunque sabía que la mudanza sería un nuevo desafío para Liz (y la universidad sería un paso emocionante y positivo para mi hijo) todavía no podía dejar ir mis apegos; Todavía no podía avanzar de todo corazón.

Unos años después, comencé a practicar Kundalini yoga, y me sorprendí de que cada clase terminaba con “El Eterno Sol”. Mientras cerraba mis ojos y cantaba, sentía esa misma sensación de anhelo y tristeza, pero al mismo tiempo, había algo más.

Había comenzado un nuevo viaje en mi práctica de yoga, y cuanto más estudiaba Kundalini Yoga, más me daba cuenta de que la luz interior a la que se refiere la canción no es necesariamente una luz que guía a uno a casa a los apegos familiares. Más bien, es una luz interior que nos guía hacia cada nuevo día, que nos guía hacia el potencial, la posibilidad y la esperanza. Es una luz que todos llevamos dentro que ilumina nuestro camino, donde sea que conduzca, incluso fuera de casa y en nuevas aventuras, relaciones y realizaciones.

Hoy, cuando escucho la canción al terminar una clase de Kundalini Yoga, aún me mueve su belleza, y sí, aún lloro algunas veces. Pero ahora mis lágrimas fluyen no desde la tristeza o el anhelo, sino desde la gratitud, la gratitud que he aprendido de amar con todo mi corazón y a la vez, dejar ir.

Te invitamos a escuchar algunas de nuestras versiones favoritas de “El Eterno Sol”:

Disfruta de nuestra playlist en Spotify con versiones de distintos artistas: