Cuando el clima se vuelve frío, nuestra comida y nuestras necesidades nutricionales comienzan a cambiar. Si ponemos atención, en invierno tenemos más antojo de alimentos que nos generan calor, tal como sopas y estofados, incluso algunos platillos picantes y pesados. En el verano tenemos tendencia a comer más ligero – más ensaladas, frutas y alimentos crudos que nos refrescan e hidratan. De acuerdo a la ciencia de la Ayurveda, podemos balancear nuestra temperatura interna con los alimentos que elegimos. Y no hay mejor momento que probar los alimentos que generan calor durante el frío invierno.

Tanto Kundalini Yoga como la Ayurveda nos enseñan a alimentarnos con una dieta balanceada y sana. Yogi Bhajan escribió un excelente libro sobre diferentes tipos de comida y cómo trabajan para darnos salud y energía, “Foods for Health and Healing”. Con una práctica constante de Yoga aprendemos a escuchar nuestro cuerpo. El cuerpo usualmente sabe lo que necesita, pero frecuentemente no nos sintonizamos con nuestras necesidades y buscamos “remedios fáciles” para nuestra dieta.

Solo porque es Invierno no es una excusa para no comer tus vegetales. Una ensalada cruda de espinacas no puede ser buena opción cuando hace frío afuera, pero elige vegetales de raíz cocinados. Zanahorias, betabel, papas, calabazas, todas son buenas opciones para generar calor interno. Y no olvides tus raíces de la trinidad—ajo, cebolla y jengibre— para purificar y energizar tu cuerpo.

Las frutas invernales también tienden a ser más pesadas que las frutas de verano. Frutas amargas y dulces como las naranjas, mangos, plátanos, aguacates y moras trabajan para calentar el cuerpo. Los dátiles también son una muy buena fuente de calor y generalmente están disponibles en invierno.

Este es un buen momento del año para experimentar con granos, nueces y semillas en tu dieta. La Quinoa es un grano fácil de cocinar (técnicamente es una semilla, pero se cocina como un grano) y es completa en proteína. Puedes mezclarla con vegetales al vapor para una comida completa y satisfactoria. Otras ideas: Para un refrigerio, come un puño de nueces. Si necesitas algo sencillo, un sandwich de mantequilla de maní o almendra con plátano en un pan de granos será una excelente opción y es un favorito de los niños.

Las especias son un ingrediente importante que puede ser usado para el calor interno. En el invierno, comienza a agregar a tus platillos: cardamomo, comino, jengibre, canela, sal, clavo, semillas de mostaza, y pimienta negra. Sé creativo utilizando las especias. Un maravilloso desayuno en invierno es avena con leche caliente y canela. Para refrigerios, guacamole con comino y chile, si es aceptable para tu estómago. El humus con semillas de mostaza pasadas por la estufa por un minuto hasta que se inflen es idea para esta temporada.

Si te gusta cocinar, hay unas recetas excelentes del libro “A Taste of India: Second Edition” por Bibiji Inderji Kaur Khalsa PhD.  Ls comida India utiliza conceptos de Ayurveda en sus deliciosos platillos, así que tendrás buenas ideas para calentarte en el invierno. Este libro también ofrece muy buenas opciones sin gluten y sin lácteos, así como recetas yóguicas para purificar y ayudar a reconstruir el cuerpo.

Si todo lo demás falla, no olvides tomar té yogui, resguardarte bajo las cobijas con un buen libro. El invierno terminará antes de que te des cuenta.